Suscribete a nuestro RSS

Colombia. Puerto Tejada. Pandilleros que sueñan ser ‘jóvenes a lo bien’

 

 

Por: María del Mar Jiménez

“Desde los 12 años se me dañó la vida, me fui de la casa y dejé de estudiar”. Jeisson tiene tez morena y cicatrices en varias partes de su cuerpo. Son heridas que hablan de los trece años que pasó en las calles de Puerto Tejada, metido entre pandillas y delincuentes.

“Dios es grande y misericordioso. Ahora estoy en un salón de clases, con ganas de aprender, capacitándome en emprendimiento empresarial”, dice, mientras recuerda como pasó 48 meses en una cárcel acusado de homicidio.

A sus 25 años, Jeisson no conseguía trabajo por sus antecedentes. Pero hace menos de un mes recibió un volante que lo invitaba al programa ‘Jóvenes a lo Bien’ promovido por la Dirección General de la Policía Nacional y la Fundación Propal, que se realiza en el municipio de Puerto Tejada, Cauca.

Una iniciativa que, con la ayuda de la empresa privada y la Administración Municipal, busca arrebatar de las pandillas a 250 jóvenes de esta población caucana.

Los jóvenes, la mayoría ex pandilleros, están asistiendo a clases ofrecidas por profesores del Sena, donde se les enseña emprendimiento empresarial, electricidad, construcción, reparación de redes hidráulicas, corte y confección de guantes y manejo de residuos sólidos. Serán nueve meses de capacitación.
Según el mayor de la Policía Andrés Felipe Segura, encargado del programa en esta población, la mayoría de estos jóvenes son muchachos marcados por la violencia. Integrantes de ‘Los Dandis’, ‘Cochinolos’, ‘Los 23’, ‘Los Pumas’, ‘Los Peñas’ y ‘Los FZ’ hacen parte del proyecto.

El mayor Segura indicó que el acercamiento con los líderes de estos grupos delincuenciales no ha sido fácil, pero caminando por las calles logro ‘reclutar’ los jóvenes para que dejaran el mundo de la delincuencia.

En la escuela José Hilario López de Puerto Tejada, se reunen en dos jornadas. Una de 3:00 a 5:30 de la tarde y otra de 6:00 a 8:30 de la noche.

Historias de perdón

Jeisson asiste a la clase de la tarde. Comparte el salón con otros 29 estudiantes. El primer día que llegó se encontró una cara conocida.

A pocos pupitres del suyo se hace el joven, que según Jeisson, mató a su hermano. Al parecer, la muerte se dio por un problema entre pandillas. “Ahora todo es diferente, aprendí a perdonar y todo lo dejo en manos de Dios”.

Según la Policía, en el 2009 se registraron en Puerto Tejada 71 muertes. En lo que va corrido del año van 13. La mayor problemática del municipio es por las pandillas.

Andrés, otro de los jóvenes que asiste al programa tenía 17 años cuando asesinaron a su padre por robarlo. “Me llené de rencor y empecé a querer hacerle daño a otras personas. Me salí de estudiar y se derrumbaron muchos sueños. Allí estaba el odio porque yo supe quien había asesinado a mi padre”.

“Tengo dos hermanos menores y mi madre está desempleada. No tengo recursos para asistir a una universidad pero veo en el programa una oportunidad para luchar por las personas que yo quiero y me quieren”. sostuvo y agregó que lo último que puede perder una persona son los sueños.

Las novias de estos muchachos también tienen un incentivo. Cada tarde ellas los acompañan como apoyo para capacitarse juntos y no seguir delinquiendo.

Los jóvenes confiesan que al principio sentían miedo de ir a las clases porque allí hay galladas de diferentes barrios, pero ahora se sienten seguros y motivados.
“Ellos muchas veces fueron engañados con falsas promesas, por eso no creían en la Policía, ahora los buscan y les cuentan sus problemas”, dice Johana amiga y consejera de los jóvenes más vulnerables del municipio.

“Primero hay que desarmar el corazón, para que después de desarmen físicamente y ya no encuentren en el arma un instrumento para solucionar sus problemas”, indicó un pastor cristiano que también colabora en el proyecto.

Ayuda privada

Este proyecto se da con el apoyo de la Administración Municipal, la Fundación Propal, Fundesinpa, Pavco, Kimberly y el aval de la ONU.

Eduardo Posada, director de la Fundación Propal, explica que seguirán apoyando el programa porque todas las empresas están aportando gestión, experiencia y conocimiento de la región.

Después de las capacitaciones, la Alcaldía les ofrecerá oportunidades de empleo.

Fuente: El País
Visto 4349 veces
Share